El 7 de Septiembre de 1861, María Paulina Martin vino al mundo con su bonito pelo castaño y
ojos marrones en casa desus padres en la calle Pont-Neuf en Alencon, Francia. En el
nacimiento de cada uno de sus hijos, Celia rezaba: “Señor, dale Gracia a este niño para que se
consagre a Ti, y que nada dañe la pureza de su alma. Si se perdiese, preferiría que lo llevases
Contigo sin demora.” (ML) La pequeña Paulina se parecía mucho a su madre, tanto en
personalidad como en apariencia. Se convirtió el  segundo hijo de Luis y Celia Martin. Luis y
Celia distinguieron a cada uno de sus hijos dándoles como primer nombre María en honor de
Nuestra Señora y les distinguieron llamándolos José en honor de San José. El segundo nombre
de los niños era dado con los nombres de sus padrinos. El padrino de Paulina era su tío Isidoro
Guérin y su madrina fue Paulina Romet, una amiga cercana de Alencon. El bendito día llegó
el 8 de Septiembre de 1861, cuando Paulina fue llevada en brazos de su madre a la Catedral de
San Pedro de Montsort y bautizada  por el Padre Lebouc.

Cada mañana la madre de Paulina tenía el hábito de ir a Misa por la mañana. Antes de atender
Misa encendía una vela y rezaba reverentemente ante la figura de Nuestra Señora. Modesta de
corazón, Celia pedía a Nuestra Señora por cada uno de sus hijos, los que Dios les había
otorgado a ella y a su marido, para que un día se convirtieran en Santos. También pedía a
Nuestra Señora que sus hijos fuesen más reverentes hacía Dios de lo que ella era.

Tristemente, cuatro de los hijos de los Martin nunca llegaron a ser adultos. Celia dio a luz a su
cuarto hijo el 13 de Octubre de 1864, María Elena que murió el 22 de Febrero de 1870, a la
edad de cinco años. Luis y Celia recibieron la bendición de tener otro hijo  el 20 de Septiembre
de 1866, su primer hijo varón, José Luis Martin. Tristemente él también murió un año más
tarde, el 14 de Febrero de 1867. El 19 de Diciembre de 1867, su segundo hijo varón nació,
José Juan Bautista, y Paulina en particular estaba muy excitada con este nacimiento. Sus padres
Luis y Celia dieron a Paulina el honor de ser la madrina del bebé. De todas formas, él también
murió el 25 de Agosto de 1868. La vida de la sexta hija de Luis y Celia, María Melania  
Teresa
fue muy corta, desde el 16 de Agosto de 1870 hasta el 8 de Octubre
del mismo año.

Paulina, como su madre, desarrolló un gran nivel de energía
para lograr hacer muchas cosas en poco tiempo. Ya desde
pequeña, Paulina exhibió las mismas condiciones saludables
que su hermana mayor
María. Aunque Paulina sufrió un  
caso grave de tos ferina. Pero con muchas oraciones y su
familia a su lado, la tos ferina pronto desapareció. Paulina
fue siempre muy cariñosa hacía su familia acompañando su
cariño de una voz suave y angelical. Por puro instinto,  
ella les daba muchos besos a su familia, de forma constante,
incluso mandando besos a las esculturas de Jesús y Nuestra
Señora.

Luis y Celia tomaron un interés especial en el desarrollo de
la vida de cada uno de sus hijos. En los primeros  momentos
de la vida de Paulina, sus padres corregían lo que hacía mal.
Nunca le  permitieron a Paulina, salir impune si hacía algo mal,                   
Carmel de Lisieux
incluso cuando era muy pequeña. Cuando tenía dos años, la
madre de Paulina trabajaba en sus episodios frecuentes de terquedad y consiguió vencerlos.

Celia enseñó a
María y a Paulina como rezar a Dios. Cada mañana y cada noche, su madre se
arrodillaba con ellas, junto a sus camas, y juntas decían sus oraciones a Dios.
María y Paulina
cambiaban constantemente el orden de sus oraciones por su padre y por su madre para no
mostrar preferencia sobre ninguno de los dos.

Antes de que
María y Paulina se fuesen a la cama, sus padres les leían vidas de los Santos.
Ellos promovían, inculcaban y fomentaban en ellas el espíritu de Fe, mostrándoles que las cosas
que el mundo les ofrecía eran simplemente vanas. A veces, Celia llevaba a
María y a Paulina a
la Catedral a rezar delante del Sagrado Sacramento. Antes de ir a la Catedral, Paulina corría a
su habitación a ponerse  su mejor vestido. Al ver a su madre, antes de salir, siempre le pedía
que le limpiase la cara.

Luis y Celia siempre les enfatizaban la importancia de que
“Obedeciesen a través del amor, que siempre intentasen hacer
feliz a Jesús, y lo más importante, que hiciesen pequeños sacrificios
por Él.” (ML) Un pequeño ejemplo de cómo Paulina hacía sacrificios  
era cuando sus hermanas querían usar algo suyo. Su madre le decía
que se lo cediese para ganar otra perla para su Corona, cariñosamente,
Paulina obedecía.

La educación de Paulina empezó en casa, hasta que llegó el momento
de recibir una educación formal. Su madre empezó los preparativos
para que ella y
María atendiesen un internado, La Visitación en Le
Mans.  Sor María Dositea, la hermana de Celia, fue un elemento
esencial a la hora de que las niñas fuesen admitidas en La Visitación.
Al cabo de los años, este Internado se hizo muy popular entre la                 
Carmel de Lisieux      
élite de Francia, que enviaba allí a sus hijas. Era el sitio perfecto
para las hijas de los Martin, porque la Sor María-Dositea estaba allí para vigilarlas.

En Octubre de 1868, Luis, Celia,
María y Paulina fueron en tren a Le Mans. Previamente a
esto, los Martin habían llevado a
María y a Paulina a ver a su familia en Lisieux y también a
ver a su tía en Le Mans. Pero esta vez fue diferente, porque las dejaron en Le Mans para que
empezasen su educación. La separación de la familia fue muy difícil, tanto para las niñas como
para sus padres. También la pérdida del abuelo de Paulina ocurrió el mismo año. Celia
escribía numerosas cartas a las niñas para animarlas a que lo hiciesen bien en el colegio así
como para que mantuvieran un nivel alto de Piedad.

El 19 de Julio de 1870, la guerra Franco-Prusiana empezó. Francia declaro la guerra a Prusia,
y los Estados Bajos de Alemania se unieron a la Federación Norte Alemana. El ejército francés
se dio cuenta pronto de que la armada alemana era superior en combate. A medida que las
batallas iban pasando, las ciudades francesas en el norte de Francia empezaban a caer, dejando
atrás cantidades masivas de heridos y muertos. Una vez que los alemanes avanzaron sobre
Le Mans, en la última parte de 1870, los padres de esa zona se apresuraron a recoger a sus
hijas de la Visitación; Luis y Celia no fueron una excepción. La madre de las niñas buscó
diferentes formas de recuperarlas, pero la única opción fue la de viajar por carretera a Le Mans,
un viaje largo. Fue imposible el ir en tren porque el ejército francés lo utilizaba para la guerra.
Luis se fue por las peligrosas carreteras a buscar a sus hijas. Luis trajo a sus hijas sanas y salvas
a casa después de ver los destrozos de la guerra. Lamentablemente, Le Mans cayó el 11 de
Enero de 1871. Los alemanes convirtieron el Internado de la Visitación en una casa para los
heridos, que en muchos casos, transmitían enfermedades letales a los habitantes de la ciudad.

Después de la caída de Le Mans, Alencon no sería una excepción. Cayó también. A medida
que el ejército alemán avanzaba hacía allí, Celia llevó a sus hijas al sótano de la casa mientras
las bombas caían cerca. Una vez que el humo se disipó y la ciudad se rindió oficialmente, los
alemanes forzaron a cada familia francesa a hospedar a soldados alemanes. Los Martin alojaron
a nueve soldados alemanes en el piso de abajo de su casa durante la ocupación, que duró hasta
el 10 de Mayo de 1871.

Poco después de que la guerra acabase, las cosas empezaron a volver a la normalidad para la
familia Martin. Heredaron la casa que una vez había sido del padre de Celia, Isidoro Sénior.
La casa era mucho más grande que la que tenían antes. Así que decidieron dejar su hogar en la
calle Pont-Neuf y se mudaron a su nueva casa en la calle Saint-Blaise.

El 2 de Enero de 1873,
María y Paulina estaban en casa por vacaciones y su madre dio a luz a
una hermana recién nacida. Al día siguiente, tuvieron la oportunidad de conocerla,

T
eresa.                                                                                    

Unos meses más tarde,
María contrajo el Tifus y fue enviada a casa desde la Visitación. Como
resultado de la enfermedad de
María, Paulina fue obligada a quedarse en la Visitación durante
las vacaciones de Semana Santa. Emocionalmente, fue muy difícil para Paulina el quedarse allí
mientras que sus hermanas
María y Teresa luchaban por sus vidas.

Semanas después de Semana Santa,
María se recuperó  de su
enfermedad y
Teresa fue enviada a vivir con una nodriza.
Paulina fue en tren a Alencon y llego el domingo de
Pentecostés. Ella describía así el ver su casa después de
un largo recorrido en tren: “Mi corazón casi se para cuando
vi mi propia casa; creí que me desmayaba por la emoción
y tuve que para por un minuto para evitarlo.” (SF) Ella estaba  
encantada por el hecho de ser capaz de ver a su hermana
María
y poder visitar a su otra hermana Teresa. Por una vez la familia
al completo estaba junta por un tiempo.

Después de volver a la Visitación, Paulina continuó esforzándose
por ser la mejor en todos sus estudios. Eventualmente, ella
sobrepasaba a la mayoría de sus compañeras de clase. Paulina
entendió desde el principio lo que les costaba a sus padres
mantenerlas, a ella y a su hermana
María, en el Internado.                      Carmel de Lisieux
Así, solía utilizar sus talentos, con toda su habilidad para ganar
tantos premios como fuese posible. Sus profesoras la veían como alguien con mucho talento,
con delicadeza y reflexiva. Para la madre de Paulina, la Piedad era la virtud más importante,
por encima de todas las demás y la que todos sus hijos debían tener. Era su antídoto para los
éxitos de Paulina en los estudios el mantener su corazón humilde. La tía de Paulina se convirtió
en su madre “sustituta” y la reprimía cuando se salía de la línea. Se volvió muy sensible cuando
otras estudiantes la amenazaban o atacaban. Celia también vio el corazón tierno de Paulina y
continuó animándola, en cartas, a superar los obstáculos. Celia les dijo a
María y a Paulina en
una carta:” Debéis servir a Dios fielmente, mis queridas niñas, y pedir ser, un día, en el nombre
de esos Santos cuyas festividades celebramos como familia”.

Paulina estudiaba su catecismo fervientemente, preparándose para la Primera Comunión.
Quería hacer cada esfuerzo, lleno de significado, para cuando fuese el  momento de consagrarse
a Dios. El 2 de Julio de 1874, vestida en un bello vestido blanco y velo, Paulina anduvo hacía el
altar para recibir su Primera Comunión. Su familia la redó en la Capilla de la Visitación en Le
Mans mientras se consagraba a Dios.

Su madre mantuvo su propósito de que ella fuese más piadosa. Le recordó en una carta a
Paulina: "Eres una buena niña, muy cariñosa, muy sumisa, pero no lo bastante piadosa.” (ML)
La tía de Paulina, La Sor María Dositea, reafirmaba a Celia y le decía a Paulina que fuese
piadosa. La madre de Paulina le refuerza su amor por ella al decir: “Eres mi amiga de verdad.
Me das coraje para enfrentarme a la vida con paciencia. Se siempre la alegría de otros como lo
has sido para mí. El Buen Dios te bendecirá no sólo en el otro mundo, pero también en este,
porque Él es siempre la mayor felicidad incluso en esta vida, quien siempre cumple su deber
valientemente.” (CWe) Otro de los objetivos de Celia para
María, Paulina y 1)Leonia es que se
conviertan en Santas. La madre de Paulina les dice en una carta dirigida a María:”Quiero que
todas seáis Santas”.

La madre de Paulina también centra su energía en que Paulina mantenga su virginidad. Cuando  
Paulina era mucho más pequeña, su madre la ponía en sus rodillas y le decía: “Sólo las vírgenes
pueden seguir el camino del Cordero sin Mancha, Jesús, y ellas serán coronadas con rosas
blancas mientras cantan una canción que otros no podrán oír.” (SF) Paulina reafirmaba a su
madre que ella se refrenaría de contraer matrimonio y siempre sería virgen por Jesús.

La vida religiosa que Luis y Celia querían para cada uno de sus hijos era que se consagrasen a
Dios. Paulina fue la primera de sus hijas en mostrar un interés por convertirse en monja. Su
aspiración fue la de convertirse en monja de la Visitación como su tía. La madre de Paulina,
viendo las aspiraciones de su hija por entrar en la vida religiosa, empezó a cultivar lentamente
en su alma el deseo de lograrlo. Celia escribe una carta el 9 de Julio de 1876: “A pesar de mi
deseo de darlos todos a Dios, si  Él fuese a pedir estos dos sacrificios (
María y Paulina), yo
haría lo mejor posible aunque sufriese al cederlas.” (SF) Se sabía en la familia que Paulina se
convertiría en monja. Y respecto a
Teresa, desde que tenía dos años, no sabía lo que era una
monja, pero quería seguir el ejemplo de Paulina. También quería ser monja. Reflexionando
sobre su infancia,
Teresa  le dice a Paulina acerca de entrar en la vida religiosa: “Fue tu
ejemplo lo que me llevo a ser la esposa de Vírgenes.” (SF)

La vida familiar en la casa de los Martin estaba llena con mucha excitación en toda su
simplicidad. Se juntaban alrededor de un piano y cantaban canciones religiosas. Las niñas
mostraban su competitividad en juegos de ajedrez. Pero después de pasárselo bien en sus
juegos,
María y Paulina se llevaban un libro fuera, como por ejemplo, El año litúrgico de Dom
Gueranger, que había sido un regalo de su padre a Paulina. Lo leían al resto de la familia antes
de retirarse para dormir y decir sus oraciones nocturnas. Cuando llegaba el momento  de
celebrar una festividad del Santoral, la familia hacía su pequeña celebración en honor del Santo.
Por ejemplo, en el día de Santa Catalina, una tarta era la comida favorita de Paulina para
celebrar el evento.

Paulina desarrolló una pasión por la pintura, usando el ático como su estudio, pintó varias
acuarelas, que su padre enmarcó. Él colgó un par de ellas en el Pabellón. Una de sus pinturas
en el Pabellón era de un pez que Luis había una vez pescado. Cuando Luis se iba de viaje, le
traía conchas, marfil o pergamino para que ella pintase pequeñas miniaturas. Paulina también
pasó tiempo aprendiendo a coser y bordar.

Cuando la familia pasaba tiempo en el Pabellón, durante los meses de verano,
María, Paulina y
Leonia recibían una pequeña porción de tierra para cultivar  y plantar un jardín. Las chicas
consiguieron hacer crecer varios tipos de vegetales y flores con éxito. A ellas les gustaba
especialmente recoger fresas. Mientras descansaban debajo de un árbol, cerca del agua y hacer
un picnic.

Pronto, en Octubre de 1876, cambiaron las cosas a peor. Era el último año de Paulina como
estudiante en el Internado de la Visitación. Para Diciembre, era  sabido que su tía, La
Sor María-Dositea, quien contrajo tuberculosis, estaba muy enferma.  Fue una experiencia
desgarradora para Paulina el ver a su “madre sustituta” sufrir tanto con esa enfermedad letal.
Además, Paulina se entero que su madre sufría cáncer de mama. En Enero de 1877, Celia fue
a ver a su hermana por última vez, y también, a consolar a Paulina. La madre de Paulina le
dice: “Ten valor, mi querida Paulina, sea lo que sea lo que Dios nos envía, nos debemos rendir
a ello. Si pierdo a mi querida hermana, no lloraré por ella, sino por mí misma. Ella será feliz;
nosotros seremos quienes sufriremos. Pero este sufrimiento se suavizará con la felicidad de
ella.” (ML)

El 24 de Febrero de 1877, la santa tía de Paulina, la Sor María Dositea, expiró. La familia
Martin llegó en tren a Le Mans para presentar sus últimos respetos. Todos los niños vestían de
negro por respeto a su tía. Su funeral fue celebrado en la capilla de la Visitación y su cuerpo fue
enterrado cerca.

Para cuando llegó el verano de 1877, el estado de salud de Celia empeoró y llegó al punto de
que  sólo un milagro de Dios podía salvarla. Previamente, ella estuvo buscando consejo de
médicos para curarla de su cáncer, pero todos le dijeron que era demasiado tarde para curarla.
Ella decidió que se iría en peregrinaje a Lourdes. Paulina estaba convencida de que ir a Lourdes
era el milagro que estaban buscando. Pero su madre le reprimió diciendo: “Debemos
estar preparados para aceptar generosamente la voluntad de Dios, sea lo que sea.” (ML)

Sólo había un grupo de la ciudad de Angers, en el momento, haciendo planes para ir el 18 de
Junio en peregrinaje a Lourdes. Celia,
María y Leonia viajaron en tren unos días antes desde
Alencon a Le Mans para recoger a Paulina y entonces seguir viaje a Angers. Salieron de Angers
el 18 de Junio con los otros peregrinos en tren hacía Lourdes.

En el tren desde Angers a Lourdes, una serie de calamidades ocurrieron. La primera paso
cuando una cafetera llena se derramo sobre su equipaje así como sobre su comida. El café se
escurrió en el equipaje y manchó su ropa. La comida que habían traído con ellas encontró el  
mismo destino y tuvo que ser tirada a la basura. Tan pronto como el tren llegó a Lourdes, la
esperanza de la madre de Paulina era de ir directamente a los baños en cuanto bajasen del tren.
Pero primero tuvieron que dejar su equipaje en el hotel. Desconociendo el estado del hotel,
cuando fueron a hacer sus reservas, fue evidente, cuando llegaron, que no era adecuado para
las cuatro mujeres. Así que se vieron forzadas a irse y buscar refugio en otro sitio.

Cada día, tuvieron que enfrentarse a una nueva desgracia, desde la pérdida del rosario de su tía
hasta la luxación en el cuello que sufrió su madre. Estos problemas iban minando sus
expectativas de que el peregrinaje fuese fructífero. Mientras Paulina y sus hermanas veían
como su madre, día tras día, siendo sumergida en las aguas heladas de Lourdes, fue obvio que
no iba a ser la cura del cáncer de su madre. Con gran pena, cogieron el tren para casa el 22 de
Junio, sin una cura a mano. Primero viajaron a Le Mans para dejar a Paulina en el Internado de
la Visitación y después viajaron a Alencon. Paulina se alteró mucho sobre el hecho de que su
“mejor amiga” fuese a morir.

Tan pronto como la madre de Paulina llegó a casa, cambió inmediatamente su objetivo de
curarse a prepararse para morir. Inmediatamente, Celia escribió una carta a su hija Paulina para
aliviar su pena sobre su próxima muerte. Su madre le escribió: “¿Sigues enfadada aún con
nuestra Bendita Madre porque no te hizo bailar de la alegría?... No busques mucha alegría en la
tierra, porque si lo haces, te sentirás decepcionada. Y por mí, sé por experiencia hasta donde
confiar en las alegrías de la tierra. Si no viví sólo, por las alegrías del Cielo, sería una miserable
ciertamente.” (CWe)

El 1 de Agosto de 1877. Paulina completó sus estudios en el Internado de la Visitación. La
celebración y los premios que ella recibió fueron de alguna forma agridulces. Estaba dejando
atrás sus queridas memorias de su “madre sustituta” que había muerto meses antes. También
fue duro decir adiós a sus amigas de la infancia y volver a casa para ayudar a su madre a morir.

Cuando Paulina volvió a casa asistió a
María en la preparación de Leonia, Celina y Teresa en
sus estudios. Era una gran preocupación para su madre que todas sus hijas fuesen educadas
adecuadamente. Ella delegó esta tarea en
María y Paulina. Dándose cuenta de que su madre
nunca vería al resto de sus hijas completar su educación,
María y Paulina pusieron en marcha
una ceremonia de premios para ella. Era una forma de celebrar con su madre la finalización de
los estudios de sus hijas en el futuro.

Después de mandar a
Celina y a Teresa a la casa de una vecina durante el día. Paulina pasaba
el tiempo junto a su madre, que estaba en cama, intentando aliviarle el dolor. Su madre la mira
después de que Paulina le bese la mano y le contesta con una mirada amorosa: “¡Pobre  
pequeña alma! ¡Menudas vacaciones para ti! Y yo que estaba toda contenta de tenerte en casa
de vuelta para siempre. Oh, mi Paulina, tu eres mi tesoro. Sé bien que un día serás monja.”
(SF)

Cuando el final de Agosto llegó, el dolor físico de Celia por el cáncer se extendió a todo el
cuerpo. El dolor se convirtió en insoportable, de manera que le resultaba imposible incluso el
moverse unos centímetros sin llorar a Dios. Como Paulina se sentaba al lado de su madre, su
madre le cogió la mano, se la besó y con ella apuntó hacía sus hermanas. Celia le señalaba que
estaba pasándole toda su responsabilidad materna a ella. Cuando cayó la noche del 28 de
Agosto, Paulina acompañó a sus hermanas,
Celina y Teresa, a su habitación para irse a la
cama. La dolorosa marcha de Celia de este mundo sería cerca de esa medianoche. Justo
después de que el alma de Celia subiese al cielo, el tío de Paulina, Isidoro fufe a la parte de
atrás de la casa y desde fuera llamó a la ventana de la habitación de Paulina. Respondiendo a
la llamada de su tío, él le dijo en voz baja que su madre acababa de morir. Paulina decidió no
despertar a sus hermanas pequeñas y espero hasta la mañana siguiente para contárselo.

El 29 de Agosto de 1877, la familia acompañó al cuerpo de su madre a la Catedral y después al
cementerio de Norte Dame (de Nuestra Señora) en Alencon. La doncella de la familia los vio y
les mostró su simpatía por el sufrimiento de su madre. Ella les dijo: “Pobres niñitas, no tenéis
madre.” (SF)
Teresa saltó entonces a los brazos de Paulina y le dijo que ella sería su madre.

Días después de la muerte de su madre,
Celina se acercó a Paulina y le preguntó si su madre
le había dado alguna señal de que su alma iba al Cielo. Paulina le dijo a
Celina que ella había
soñado que un  ángel escribía en la arena: “Benditos son aquellos que lloran la muerte de
alguien, porque ellos serán consolados.” (ML) Esto era una confirmación para Paulina de que
el alma de su madre estaba en el Cielo.

Antes de morir Celia, ella le sugirió a Luis, que debería considerar el mudarse a Lisieux para
estar más cerca de la familia de ella. Así, Luis y las niñas centrarían sus intereses en Lisieux
donde estarían más cerca de sus primos. El padre de Paulina lo discutió con ella y con
María.
Y accedió a mudarse para cumplir el deseo de sus hijas de buscar un nuevo escenario.
Después de buscar mucho, su tío encontró un lugar donde vivir. La familia  llamó a su nueva
casa: “Les Buissonnets”. Fue emocionalmente difícil para todos ellos el dejar atrás a sus amigos
y vecinos. Había muchos recuerdos en su casa que dejaban atrás. Uno de los cuales era la
muerte de su madre.

El 15 de Noviembre de 1877, la familia dijo adiós a la tumba de su madre antes de irse de
Alencon. Lisieux era una ciudad pequeña con apenas 16.000 habitantes. Tenía el mismo
carácter que una ciudad pequeña, lo cual era perfecto para que las hijas de los Martin
creciesen. La famosa Catedral de San Pedro de Lisieux estaba en el centro de la ciudad
donde había también muchas pequeñas tiendas y los edificios gubernamentales. “Les
Buissonnets” estaba localizado en una colina en el límite exterior de la ciudad. Su nuevo hogar
estaba acompañado de un gran jardín lleno de árboles y arbustos. Pero desgraciadamente su
casa carecía de muchas comodidades como por ejemplo la plomería y la electricidad.

La vida familiar volvió a la rutina después de establecer su nueva residencia. Cada mañana,
Luis,
María y Paulina atendían Misa en la Catedral. Paulina, así como sus hermanas, formaban
parte de una organización religiosa llamada “Los niños de María” que promovía la adoración
del Sagrado Sacramento. Cada semana, Paulina dedicaba dos días a rezar delante del Sagrado
Sacramento como parte de los requisitos de su organización.

Paulina continuó pintando sus miniaturas y retratos que eran admirados por su familia por su
gran detalle. Paulina también era muy buena cosiendo. Tomó sobre sus hombros la tarea de
hacer un alba para el Padre Ducellier, quien era su director espiritual en ese momento. Bordó
con fino encaje de Guipur. Después de recibir su alba nuevo, Padre Ducellier fue a casa de los
Martin a agradecer personalmente a Pauline por su regalo.

Había veces que Paulina tenía que vigilar de cerca a su padre cuando leía algunos libros
religiosos. Louis se sentía iluminado por un libro religioso que le inspiraba a practicar la
mortificación. Algunas de estas mortificaciones eran demasiado duras para su delicada salud y
Paulina tuvo que intervenir y quitarle el libro de forma estratégica.



Escrito cerca:: R. Hann
Traducido cerca Yolanda y familia


Bibliografía

Abbé Combes, ed. Collected Letters Of Saint Thérèse of Lisieux . (CL)
New York: Sheed & Ward, 1949.
Dolan, Albert H. Rev.. Collected Little Flower Works. Chicago: Carmelite Press, 1929. (CW)
---. Life of the Little Flower (CWa)
---. Living Sisters of the Little Flower (CWb)
---. Our Sister is in Heaven (CWc)
---. Where the Little Flower seems nearest (CWd)
---. The Little Flower’s Mother. Chicago: Carmelite Press, 1929. (CWe)
---. An Hour with the Little Flower (CWf)
---. God Made The Violet Too: Life of Léonie, Sister of St. Thérèse. (GV)
Chicago: Carmelite Press, 1948.
Piat, Stéphanie Fr. The Story Of A Family: The Home of St. Thérèse of Lisieux. (SF)
Trans: Benedictine of Stanbrook Abbey. Rockford, Ill.: Tan Books and Publishers, Inc., 1948.
Baudouin-Croix, Marie. Léonie Martin : A Difficult Life. (LM)
Dublin : Veritas Publications, 1993.
Beevers, John, trans. The Autobiography of St. Thérèse of Lisieux: Story of a Soul.  (SS)
New York: Doubleday, 1957.  
Clarke, John, trans. St.Thérèse of Lisieux: Her Last Conversations. (LC)
Washington, D.C.: ICS Publications, 1977.
Martin, Celine. My Sister St.Thérèse Trans: The Carmelite Sisters of New York. (MST)
Rockford, Ill.: Tan Books and Publishers, Inc., 1959.
Martin, Celine. The Mother of the Little Flower Trans: Fr. Michael Collins, S.M.A. (ML)
Rockford, Ill.: Tan Books and Publishers, Inc. 1957
Mother Agnes of Jesus. Marie, Sister of St. Thérèse. Ed. Rev. Albert H. Dolan, O.Carm.
Chicago: Carmelite Press, 1943. (M)
Piat, Stéphanie Fr. The Story Of A Family: The Home of St. Thérèse of Lisieux. (SF)
Trans: Benedictine of Stanbrook Abbey. Rockford, Ill.: Tan Books and Publishers, Inc., 1948.
---. CÉLINE: Sister Geneviève of the Holy Face. Trans: The Carmelite Sisters of the Eucharist of Colchester, Conn. San Francisco: Ignatius Press, 1997. (C)
Redmond, Paulinus Rev. Louis and Zélie Martin: The Seed and The Root of the Little Flower   London: Quiller Press Limited, 1995. (SR)
Rohrbach, Peter-Thomas, O.C.D. The Search for St. Therese (SST)
Garden City, New York: Hanover House, 1961
Martin, Pauline. Little Counsels of Mother Agnes of Jesus, O.C.D. (LCM)
Lisieux, France, Office Central de Lisieux- distributed by Carmelite Monastery of Ada, Michigan
Helmuth Nils Loose, Pierre Descouvemont. Thérèse and Lisieux (TOL)
Trans: Salvatore Sciurba, O.C.D. and Louise Pambrun, Grand Rapids, Michigan Wm. B. Eerdmans Publishing Co., 1996
Gibbons, James Cardinal. Holy Bible (Douay-Rheims) 1899 Edition. (B)
Baronius Press Unlimited, London, United Kingdom, 2005            
Oración
Estampas
Recibe las tuyas hoy! >>
Devocionariol
Peticiones
Añade el tuyo! >>
Neccesitas una oración? >>
Madre Inés de Jesús
Madre Inés de Jesús
María Paulina Martin
"La Perla de Lisieux"
Página I
Directorios
Sub-Directorios
7 de Septiembre, 1861-28 de Julio, 1951
Devocionariol
“Jesús nos pide ser santos. Él necesita almas completamente devotas que se rindan totalmente a Su Divina Satisfacción.”... - Madre Inés de Jesús
Mother Agnes of Jesus
Hermanas Martin                    
Multimédia                    
Conexión                  
Comunicación                    
Start of StatCounter Code -->
Derechos Reservados - Copyright © 2005-17 by r hann    All Rights Reserved
Sub-Directorios
Peticiones
Madre Inés de Jesús - Paulina Martin
Madre Inés de Jesús - Paulina Martin
Français
English
Madre Inés de Jesús - Paulina Martin
Búsqueda del sitio
FAST TRAC
English
français
Santa Teresa del Nińo Jesús
Madre Inés de Jesús
Sor María del Sagrado Corazón
Sor Francisca-Teresa
Sor Genoveva del Santa Faz
Estampas
Peticiones
Devocionariol
Monasterios
Fotografía
Vídeo
Enlaces
Contactos